«Pido a Dios no perder de vista que el proyecto de nosotros es Alajuelita»

0
13010
Alcalde Modesto Alpízar

Con tono ameno y mostrándose accesible a la conversación, el que fuere director de la Escuela Abraham Lincoln y ahora es alcalde, el señor Modesto Alpízar, brindó un espacio a Alajuelita Soy, para dar a conocer a grandes rasgos su papel e inicio como nuevo gobernante de los más de 77 mil habitantes del cantón.

¿Cómo nació la idea de postularse como alcalde siendo director de la Escuela Abraham Lincoln?
Después de 15 años de estar en Alajuelita como educador, y viendo con claridad algunas necesidades, me tocó liderar proyectos como la creación del primer Colegio Técnico en el cantón, el cual dichosamente logramos; entonces entre la gente que colaboró en ese proceso nos dimos cuenta que sin tener poder político se lograban algunas cosas. Sabíamos que hay mucha necesidad en Alajuelita, y que los grupos no proponían, sino que eran más reactivos, entonces de ahí nace la idea, con la fe de que metiéndonos en política, con ganas de hacer las cosas y con un poquito de poder político podíamos en el mejor sentido de la palabra lograr algunas cosas.

Y se convierte en alcalde pero con un partido no tradicional, como lo es Partido Nueva Generación…
Bueno, para muchos fue una sorpresa, que siendo la primera vez, con un partido nuevo, quedáramos. Significa que la comunidad sí nos reconoce algunos esfuerzos que hemos realizado en el pasado, con la esperanza de que lleguemos hacer mejores cosas. Es en esa esperanza de hacer mejor las cosas que se centra el apoyo. Para nadie es un secreto, Alajuelita tiene un rezago en todos los campos, por eso cuando me preguntan cómo me va hasta ahora, respondo que bien, porque a donde uno mire hay trabajo para hacer, lo cual también es una bendición.

“Eso sí, trato de que la política no me absorba tanto, cuando uno está adentro se da cuenta que que la política lo puede inducir a cosas no tan positivas, por eso le pido a Dios para no perder de vista que el proyecto de nosotros es Alajuelita, que venimos a trabajar por Alajuelita”

¿Cómo encontró a la municipalidad cuando empezó sus funciones?
Este tema no me gusta mucho abarcarlo, en el sentido que no es bueno “llorar por la leche derramada”, pero a veces es importante que la gente conozca. Por ejemplo, nos encontramos un déficit económico de casi 900 millones de colones, los cuatro camiones de la basura varados y un sistema informático obsoleto y desfasado a las necesidades, entre otros detalles más complicados.

¿Cuáles acciones tomó para mejorar esa situación?
Con la problemática de la recolección, empezamos con una empresa que nos daba el servicio, sin embargo, luego empezamos a tener problemas de atrasos con los camiones que nos brindaban, ya que nosotros para brindar el servicio necesitamos tres camiones listos a las 4 a.m. todos los días. Por eso, estamos comprando dos camiones recolectores y recuperando uno de los cuatro que teníamos. Y tenemos el acercamiento con una empresa para gestionar una donación.

El tema del software obsoleto lo estamos en proceso de adquirir uno de tecnología de punta, actualizado y que permita una mejor gestión, ya que prácticamente el contador tiene que hacer todo a pie. Ya los técnicos están valorando las ofertas, y nos hemos acercado a otras municipalidades que han implementado exitosamente para conocer su criterio.

El tema de la mejora de recaudación de impuestos, por un lado requerimos un mejor sistema, y por otro tenemos que trabajar por una campaña de sensibilización para que la gente pague los tributos.

A veces las personas se quejan de que no se les avisa que tienen el cobro, y que cuando van a la municipalidad no se les da la información completa…
Esperamos ver una municipalidad moderna y actualizada dentro de un año y medio, para que la gente no tenga que venir acá a hacer fila, y que con un sistema que facilite el pago.

Nos encontramos con que no podíamos hacer cobros judiciales porque no hay un reglamento para efectuarlos. Y estamos hablando de cobros judiciales que no son para molestar a la gente, sino me refiero a gente que tiene dinero y que puede pagar pero que se ha acostumbrado a esperar a que prescriban las deudas. Estamos dándole más herramientas a los técnicos, ya se aprobó en Concejo el reglamento y ahora sí ya se pueden hacer cobros judiciales, para que la gente se vaya poniendo al día, y la Municipalidad vaya teniendo más ingresos.

Otro problema que tenemos es el valor de las fincas y los lotes del cantón, tenemos un informe en donde se dice que aquí la tierra no vale nada. “Hay casi 5000 mil lotes que tienen un valor de casi 0 colones, entonces cómo se va a desarrollar un cantón con ese tipo de situaciones”.

¿A qué cree usted que se deba esta situación?
Pues a que no se han hecho los ajustes y en el pasado se ha estado ocultando esta información, pero estos temas tienen que saberse entre la población. Un cantón que tiene 107 años y tenga esta situación es para preguntarse qué ha pasado a través de los años, por qué no se ha revisado y actualizado esto.

¿Qué están haciendo al respecto?
Alimentamos el departamento encargado de esto, buscamos una persona que por servicios profesionales le diera seguimiento, están trabajando, y localizando y contactando a la gente involucrada.

 

Usted ha trasladado las reuniones de Concejo a localidades de los diferentes distritos, ¿cuál es su intención con ello?
Es parte de la transparencia municipal, hay que abrir la posibilidad a las comunidades para que se acerquen a la labor que el gobierno local hace. A veces la gente pone su atención más en el gobierno nacional, cuando el local es más importante para atender los problemas locales, como el arreglo de una alcantarilla, solucionar el árbol que se está cayendo o el tema de aceras; y con ello queremos crear esa conciencia. Las reuniones nos permiten saber las prioridades e ir tomando acciones en el futuro, por ejemplo ya sabemos que en San Josecito, unas de las necesidades es el tema de las aceras, y eso nos ayuda para tomar decisiones.

Hablemos de números ¿cuánto presupuesto tiene la municipalidad?
Por ejemplo, en el presupuesto que estamos trabajando, para el periodo del 2017, tenemos unos 2200 millones de colones, monto que es apenas para salir con los gastos, difícilmente nos suban y está para aprobarse en setiembre. Tenemos la fe que con la nueva ley que fortalecería a las municipalidades, se nos inyecte ingresos nuevos.

¿Cómo ayuda la municipalidad al desarrollo del deporte del cantón?
Primeramente, con el tema Juegos Nacionales que para el 2016 iban a estar acá, cuando entramos en funciones, el Instituto Costarricense del Deporte nos dijo que no cumplimos unos requisitos y que por eso se cancelaba Alajuelita como opción. No podemos albergar unos juegos, ni siquiera San José tiene toda la infraestructura, pero sí queremos ser una sede para el 2018 y traer algunas disciplinas como tenis de mesa, ajedrez o balonmano, mejorando unos salones y gimnasios. En ese proceso, comenzamos a ver como estábamos por ejemplo con el Estadio, pensando en hacerle mejoras, pero revisamos el estado legal y no es de la municipalidad, no está inscrito y difícilmente alguien va a invertir en un estadio que no es del cantón, entonces ya estamos trabajando en ello.

¿La municipalidad le gira dinero al Comité Cantonal de Deportes?
Nuestro compromiso es siempre es cumplirles. Les giramos 5 millones para la actividad de reconocimiento y homenaje a los muchachos que nos dejaron en el lugar 31 en los Juegos Nacionales, a quienes les rescatamos su labor, dado que no tienen condiciones para entrenar. Y en eso estamos. También nos interesa que el comité sea más dinámico, estuvimos conversando para que se pueda hacer más actividades, para pasar el estadio a cancha sintética, porque a veces no se puede alquilar con el estado en que está. Lo importante no es quedarnos con lo que se tiene, sino que es necesario que la gente se la crea, no ver en pequeño. Alajuelita es lindo, que haya gente que no sea tan buena, no habla por la mayoría.