La salud mental nos incumbe a todos: un ensayo alajueliteño

0
873

Gracias al Curso de Escritura para Adultos impartido en la Municipalidad de Alajuelita durante los meses de abril y junio, la alajueliteña Ingrid Chacón elaboró su propio ensayo acerca de la salud mental y su importancia. A continuación, usted podrá leerlo.

La salud mental nos incumbe a todos

 

“Al reconocer que la salud es un estado de balance incluyendo el propio ser, los otros y el ambiente, estaremos ayudando a que las comunidades e individuos entiendan cómo buscar su mejoramiento”. Organización Mundial de la Salud, 2004, p. 14.

        Actualmente los esfuerzos en salud se enfocan no solo en sanar a las personas que padecen diferentes enfermedades, sino también en prevenir la aparición de estas y lograr que los seres humanos en general puedan disfrutar de su vida de manera más satisfactoria. Es ahí cuando se empieza a tomar en cuenta la salud mental, este es un tema que no les incumbe solamente a los gobiernos y/o líderes mundiales, sino a todos nosotros por cuanto nos afecta directa o indirectamente. En este ensayo, se pretende presentar un panorama general sobre la salud mental en el cantón de Alajuelita, y cuáles son los beneficios de realizar esfuerzos para mejorarla.

      Desde hace algunos años la Organización Mundial de la Salud (en adelante OMS) incluye el bienestar mental dentro de la definición de salud, reforzando la idea de que los seres humanos son integrales y que las distintas dimensiones que los componen deben estar en equilibrio para obtener un bienestar general.

        Específicamente la salud mental, según la OMS, es cuando una persona logra un estado de equilibrio, en donde conoce sus capacidades y puede hacer frente a las exigencias de la vida diaria, trabaja de manera productiva y contribuye a la comunidad (OMS; 2001a). Según esta definición, las personas que gozan de buena salud mental disfrutan de su vida y son seres relevantes para el desarrollo de sus comunidades y del país.

Foto por el alajueliteño Roberto Salazar

        Es así como se demuestra que la salud mental depende no solo del individuo, sino también del ambiente en que se desarrolle. Situaciones como pobreza, inseguridad, violencia, enfermedades físicas, consumo y abuso de sustancias, desintegración familiar, contaminación ambiental, entre otros factores pueden influir y desencadenar problemas como enfermedades mentales o bien comportamientos inadecuados para un bienestar general en las personas.

        Todas estas situaciones y hasta más, las podemos detectar en el cantón de Alajuelita, y afectan directamente el desarrollo de la población de este lugar. De modo que la salud mental presenta un estado irregular, se evidencia cuando los pobladores transitan con miedo y a la defensiva ante cualquier eventualidad; que predomina la desconfianza ante la inseguridad ciudadana; que padres y madres son cada vez más restrictivos con sus hijos para no exponerlos a situaciones negativas durante su desarrollo.

En ocasiones los mismos habitantes del cantón son los que tienen la peor imagen de este y eso afecta su salud mental directamente, ya que estas situaciones y su forma de enfrentarlas conlleva a una percepción decepcionante y desesperanzadora de Alajuelita.

     Se debe recordar, como lo señala la Organización Panamericana de la Salud (en adelante OPS), que “el impacto que la salud mental alterada produce es muy importante, reflejándose no sólo en el bienestar individual sino también en la economía de los países, su grado de desarrollo y el funcionamiento de los sistemas de salud.” (2004, p. 6). Es por esto que se debe luchar por mejorar el estado de la salud mental del cantón, tanto eliminando situaciones negativas como propiciando situaciones positivas y enriquecedoras para los pobladores.

De modo que no todo es gris y negativo; es posible localizar algunas personas y organizaciones gubernamentales, religiosas, educativas e independientes que han realizado esfuerzos para mejorar las condiciones de desarrollo del cantón e impactan directamente el mejoramiento de la salud mental. Espacios para que los jóvenes puedan practicar deporte, mejoramiento en instituciones educativas y de salud, impulso de eventos para que las personas puedan mostrar productos fabricados dentro del mismo cantón (como artesanías y productos comestibles), capacitaciones en distintos temas a bajo costo o gratuitos, espacios culturales en donde los pobladores muestran distintos talentos, inversión en seguridad y mantenimiento de la limpieza y calidad de infraestructura vial. Son solo algunos ejemplos de los esfuerzos del cantón por ser mejor.

         La población debe apoyar, impulsar y ser partícipe de estas medidas y así poder cambiar el ambiente en el que se desenvuelven. Por ejemplo, visitar los espacios públicos que apoyen la convivencia familiar como parques, canchas, restaurantes. Unir esfuerzos con entes como la policía y municipalidad para luchar contra la delincuencia y la drogadicción. Desarrollar espacios de trabajo comunitario en donde se logre mejoramiento físico de los diferentes barrios, pero también una optimización en la convivencia diaria de los habitantes. Buscar instituciones o personas que apoyen la solución de problemas de salud mental como la dependencia al consumo de sustancias, la violencia intrafamiliar, la depresión, la ansiedad, el estrés, entre otras afectaciones. Establecer planes y medidas de acción para preparación y prevención en caso de desastres en las comunidades.

     Todas estas medidas lo que denotan es que mejorar la salud mental del cantón debe ser un trabajo conjunto entre pobladores y autoridades, entre familias y vecinos, entre niños y adultos, en fin entre todas las personas. Debe ser un trabajo que busque mejorar tanto los aspectos físicos y espirituales, como sociales, que le permitan a los habitantes de Alajuelita respirar, desarrollarse y vivir con más tranquilidad, armonía y felicidad.

  Idealmente el cantón debería estar compuesto por habitantes que se sientan felices y orgullosos de pertenecer a él, capaces de producir para su bienestar y el de su comunidad. Y en donde todas las personas se sientan incluidas y capaces de aportar desde su individualidad.

       La preocupación por un mejor futuro está latente en el diario vivir de los pobladores de este bello cantón, y de seguro este futuro será más prometedor conforme se logren articular esfuerzos conjuntos para mejorar el presente en el que se desenvuelven. Falta mucho por hacer, pero con la ayuda de todos es posible sentar las bases para el mejor futuro que se pueda construir.

 

Bibliografía

 

Organización Mundial de la Salud (2001). Documentos básicos. 43ª edición. Ginebra: Suiza. Organización Mundial de la Salud.

Organización Mundial de la Salud (2001a). Fortaleciendo la promoción de la salud mental. Ginebra: Suiza. Hoja informativa, No. 220.

Organización Mundial de la Salud (2004). Promoción de las Salud Mental. Ginebra: Suiza. Organización Mundial de la Salud.

Organización Panamericana de la Salud (2004) Situación actual de la salud mental en Costa Rica. San José: Costa Rica. Ministerio de Salud.