Conozca a los búfalos del Cerro Pozo Azul

0
370

Por Jennifer Aranda | [email protected]

Hace más de cinco años, Alajuelita cuenta con búfalos, criados en el cerro Pozo Azul a 1700 metros sobre el nivel del mar. La zona colinda con Escazú, Aserrí y Acosta y se conoce como Santa María de la Cruz.

Don Luis Solano Carmona, de 63 años de edad, tiene a su cargo los 16 búfalos del cantón. Nació en San Josecito y obtuvo un Técnico Medio en el Colegio Agropecuario de San Carlos.

Solano creció a la sombra de una familia también ganadera y cultivadora de café y otros productos. A pesar de que siempre se dedicaron al cuidado del ganado vacuno, don Luis descubrió en los búfalos una especie más resistente, con más posibilidades de preñez al año y sin necesidad de desparasitantes.

«Existen algunos mitos sobre la especie: que es agresiva, rústica y solo para estar en la montaña», revela Solano. Según el criador de estos bufalinos, se trata de animales mansos, manejables y productivos.

Un dato importante, también explicado por Solano, es que no se pueden cruzar con vacas, aunque ambas especies sean bovinas. El ganado vacuno y el bovalino, al que pertenecen los búfalos, tienen diez cromosomas de diferencia.

«El único que tiene la misma cantidad de cromosomas y que en este momento está siendo explotado en cuanto a cruce es el bizonte americano», señala el alajueliteño, quien también deja ver más sobre el consumo de carne de búfalo.

Actualmente se consume, la mayoría del tiempo sin saberlo, carne de búfalo que ha pasado por todo el protocolo de sacrificio certificado. Es una excelente alternativa para los consumidores de carne roja.

«Su carne es alta en proteínas y minerales, no tiene colesterol y cuenta con Omega 3», cuenta don Luis. La alimentación de los búfalos es poco selectiva y basada en leguminosas y plantas silvestres aromáticas.

Aunque no se consigue leche de búfala como tal, sí se encuentran subproductos como el queso mozzarella. Para hacer 1 k del mismo con leche de vaca se necesitan nueve litros, y para hacerlo con leche de búfala, solo cuatro.

«Su leche es blanca y más saludable por ser alta en nutrientes, minerales y vitaminas», enfatiza don Luis. La beta-caseína de la leche de búfala es la más parecida a la materna humana.

La argolla

«La argolla es un mal necesario», afirma el ganadero. Se trata de una herramienta de manejo para trabajo u ordeño.

Para insertar la argolla, se coloca al bucerro en la manga de manejo o en medio de dos árboles. Se amarra de un falso para evitar que se lastime con su propio movimiento y se le inyecta anestesia local.

La perforación se realiza en una membrana delgada a través de tres puntos estratégicos del espejo nasal. Después de 10 minutos de aplicada la anestesia, se masajea el área hasta provocar el adormecimiento de todo el espejo.

La argolla se inserta de derecha a izquierda y su dispositivo punzocortange permite que se perfore sola; ya adentro se pone el perno o tornillo. Después de 15 días se le coloca un mecate delgado. Al sentir el objeto extraño se genera una reacción y con ella una cayosidad o fibrosis muscular fuerte y menos sensible.

Con esta herramienta, se hace más dócil y manejable al búfalo. Y, según explicó Solano, es específicamente para manejo, no para amarrar al animal a un árbol ni transportarlo porque se puede lastimar. Para estas dos últimas tareas se utiliza el gamarrón.

El descorne

Al igual que la argolla, este proceso también es un mal necesario. Según contó don Luis, se trata de una estrategia para evitarle accidentes al animal.

En juegos entre los mismos, pueden utilizar los cuernos y quedarse prensados hasta laesionarse alguno de los dos. Incluso, si el animal sube una pendiente y se cae cuesta abajo, podría lastimarse al quedar atrapado con sus cuernos en la rama de un árbol.

Con la cornamenta también quiebran los arbustos semileñosos, que enriquecen el suelo con nitrógeno. Poró y madero negro son dos de los árboles que se utilizan como cerca para nutrir el suelo y que podrían verse perjudicados.

El descorne se realiza entre los cinco y diez días de nacido el bucerro. Durante este lapso el cuerno no está tan adherido al sistema óseo del cráneo.

Con anestesia local del nervio del ojo al cuerno se adormece el área. Se descorona el cuerno y posteriormente se quema a él cacho con un hierro incandescente.

«Después le ponemos aceites hidratantes y ya puede ir a mamar el bucerrito. No duele, no sufre y no va a tener problemas con el enganche de los cuernos», expresó don Luis.

Características de los búfalos

  1. Son poligástricos.
  2. Tienen pocas glándulas degustativas, por lo que son muy selectivos para alimentarse.
  3. No necesitan una dieta a base de granos.
  4. Las hembras son nodrizas por excelencia, alimentan a cualquier bucerro, sea suyo o no.
  5. Son excelentes para trabajo (con carretón o para carrear fruta de palma africana).
  6. Son adaptables a cualquier altitud y zona.
  7. Su trato digestivo es extenso y puede extraerle más nutrientes al bolo alimenticio
  8. Cuentan con gran retentiva.
  9. Su olfato es sumamente desarrollado, pueden olfatear a su amo a 400 m de distancia.
  10. Su sistema óseo es fuerte, son anchos en la pelvis y costillas. Las patas traseras son anchas, musculosas y fuertes.