¡Al fin! 199 familias de Alajuelita recibieron su vivienda propia

0
1357

Por Angie Ramírez | [email protected]

Un total de 199 familias de Alajuelita recibieron este lunes 14 de diciembre un regalo de Navidad: la entrega oficial de su casa propia.

Se trata de la entrega del proyecto urbanístico Shikabá, financiado por Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), que beneficiará a 241 familias en total.

La entrega de las 199 casas se da luego que el pasado 2 de diciembre se realizara una visita técnica al lugar, con el fin de acelerar el proceso, ya que aunque la obra había finalizado aún estaba pendiente la segregación de los lotes y la instalación de los servicios básicos públicos.

Las familias se trasladan bajo la modalidad de comodato al tiempo que ya pueden hacer la solicitud de los servicios de agua y electricidad. El resto de viviendas que se entregaron, se darán en un plazo de 6 meses, esto debido a unas obras complementarias que se deben hacer, así como algunos pendientes en trámites por parte de las familias.

Según las autoridades del Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH), BANHVI y Casa Presidencial, para dar solución a ello, se realizó un trabajo de coordinación con el Instituto de Vivienda y Urbanismo (INVU), Acueductos y Alcantarillados (A y A) y la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL).

“Honrando un compromiso que habíamos hecho con la comunidad de Shibaká y con base a un trabajo institucional liderado por el MIVAH y el Banco Hipotecario de la Vivienda, el día de hoy se hace entrega de las viviendas de Shikabá para que muchas familias puedan pasar Navidad en su casa”, expresó doña Claudia Dobles.

Proyecto habitacional Shibaká. 

El proyecto, ubicado a un costado del Cementerio Municipal y cuyo costo estimado es de ¢5.916,79 millones, beneficiará a 181 mujeres jefas de hogar y sus hijos (un 75% del total) y 60 viviendas están destinadas a familias con jefatura compartida por la pareja.

El gerente general del BANHVI, Dagoberto Hidalgo, comentó que las viviendas del proyecto son de dos plantas, diseño que procura densificar al máximo el uso del terreno, sin generar edificios de apartamentos.

Esta característica hace que las viviendas incorporen una serie de rubros adicionales a las viviendas estándar de 42 metros, en solo un nivel, entre ellas; reforzamiento de la estructura para soportar un segundo nivel, construcción del entrepiso, desarrollo de un núcleo de escaleras, mayor cantidad de ventanas, mayor cantidad de elementos dentro del sistema eléctrico, entre otros.

Cada vivienda tiene dos o tres dormitorios según sea el tamaño del núcleo familiar, un baño, sala, comedor, cocina, núcleo de escaleras (en las de dos niveles) y área de pilas externa (interna para modelo de adulto mayor). Se construyeron con el sistema de mampostería integral (bloques de concreto de 12 cm de ancho con refuerzo en varilla de hierro) en ambos niveles.

La urbanización cuenta con áreas para juegos infantiles, facilidades comunales, áreas de parque reforestadas y áreas verdes. Las calles son asfaltadas y demarcadas, con las respectivas aceras por toda la urbanización, rampas para personas con discapacidad e hidrantes.