Familia alajueliteña encontró en el arroz con leche su emprendimiento ante accidente

0
7
  • A dos meses de celebrar el 2° aniversario de su emprendimiento, Adolfo Eduarte y su esposa Jennifer González cuentan cómo sobrevivieron la pandemia.

Probablemente usted ya los conozca, pues de lunes a sábado se encuentran en su puesto de venta de arroz con leche en la radial de Alajuelita en la Aurora. Si bien este es su producto más conocido, no fue con el que empezaron.

Antes de diciembre del 2020, salían a vender casa por casa envases para almacenamiento de alimentos y cases. Sin embargo, las ganancias eran mínimas y además de ellos, también debían velar por sus tres hijos: Isabella (de su actual matrimonio), Mathías e Ismael.

González propuso la venta de prestiños, pero tampoco tuvo mayor trascendencia. Hasta que un día, gracias a su vecina doña María, quien los guió en la preparación de arroz con leche, lograron darle al punto.

Salieron casa por casa igual que siempre, pero probaron algo más: se quedaron un lapso en la pista y entonces reconocieron en ese lugar, su punto de venta ideal.

Volvamos un poco… 

Justo cuando la pandemia llegó al país y golpeó con fuerza, Eduarte sufrió el despido de su lugar de trabajo fijo. Siempre se había dedicado a la carnicería, pero un día mientras se trasladaba al almacén, fue víctima de un accidente de tránsito.

Desde aquel percance, tuvo complicaciones de salud: epilepsia postraumática y una malformación arteriovenosa. Mientras laboraba, un ataque epiléptico se le activó y su hombro sufrió las consecuencias.

Entonces, al no rendir como antes, perdió su trabajo. No obstante, no podía quedarse así, por lo cual él y su esposa buscaron nuevas formas de solventarse económicamente.

 

Pero… ¿Cómo es un día cotidiano en la vida de los Eduarte González? 

En casa, se levantan temprano y se preparan para iniciar el día. Isabella se dedica a alistarse para ir al materno, y posteriormente sus papás inician labores: cocinar los prestiños y el arroz con leche. De vez en cuando el día cambia un poco y se van a comprar los empaques para sus productos y toda la materia prima.

De lunes a viernes de 11:30 am a 5:45 pm y sábados de 11:00 am a 4 pm, se mantienen en su puesto hecho por ellos mismos a mano. Dentro de su menú no sólo ofrecen arroz con leche y prestiños, sino también ceviche y patty.

 

¿Y cuáles serán esos sueños que tiene la familia? 

«Laboralmente, crecer cada día más, que esto no sea solo un asunto para salir del paso, sino el inicio de algo grande», manifiesta impetuoso Eduarte.

Dentro de sus metas señalan, incluso, hacerse de un local y dar trabajo. Sueñan con tener en un solo lugar su menú completo y hasta hacerlo crecer.

«Como familia, soñamos con un techo propio y el estar siempre juntos», expresa el cocinero y vendedor alajueliteño.

A todo esto… ¿Por qué se bautizaron como «El Buen Sabor»? 

Gracias a la amistad con un panadero con años de emprender, deciden nombrar su pequeño negocio para darse a conocer también por redes sociales.

El nombre fue idea de González, porque uno de los halagos que más reciben sus productos es el sabor particularmente rico que mantienen.

Ahora, a través de su página y de los clientes que ya se han hecho en su puesto fijo, reciben pedidos para té de canastilla, cumpleaños y actividades de centros educativos, hospitales y empresas.

«Nuestra primera regla es la higiene. Siempre usamos guantes, alcohol en gel y mascarilla», aclara Eduarte, quien amplía también que sus productos son debidamente envasados y sellados. Así como limpian previamente sus ollas y utensilios.

«Otra de nuestras reglas principales es el servicio al cliente. Buscamos que se vayan satisfechos tanto con el producto, como con el trato recibido», explica el emprendedor.

A pesar de la pandemia y el desempleo, Adolfo y Jennifer han logrado surgir. Él ha sido siempre alajueliteño y amante de su cantón; ella es limonense de nacimiento, pero alajueliteña desde hace 8 años y agradecida con esta tierra en la que hoy vive.

La perseverancia, constancia y creatividad han sido tres de las prácticas que le han dado a El Buen Sabor renombre y reconocimiento.

«Yo pienso que cada día es un nuevo comienzo, unos días son buenos otros no tanto; siempre hay que seguir adelante, todo inicio es difícil pero como bien se dice: todo sacrificio tiene su recompensa», concluye González.

Para cotizaciones, pueden encontrarlos en Facebook https://www.facebook.com/El-buen-sabor-100536522240502/ o bien contactarlos al 6098-6740.